El tiempo de la incertidumbre (Cápsula 2)

“Hay una plaga que los científicos nunca han sido capaces de explicar, excepto dándole patadas…”

Muchas exégesis del Antiguo Testamento están comprometidas a dar una realidad   histórica al capítulo emblemático del Éxodo, evitando al mismo tiempo el aspecto “mágico” de la historia.

Este ejercicio racionalista, enteramente basado en la ciencia y negando por completo el papel de un dios omnipotente llamado Yahvé, tiene como objetivo proporcionar una base realista para el episodio que marcó el establecimiento del pueblo hebreo en tierra prometida.

Según estos exegetas, basta con quitar el fantástico enredo de supersticiones que saturan la historia de la Biblia, para encontrar la historia y los acontecimientos tal y como sucedieron realmente. La idea podría ser atractiva si no fuera atendida por la parcialidad que se hunde a veces en la mala fe, y defendida con argumentos descabellados. Y entonces se aclara mediante un terremoto (el agua se retira antes de regresar), el misterio del Mar Rojo, que abre el paso de los Hebreos, como el del maná caído del cielo cada mañana en pleno desierto y lo que permitió alimentar a las personas (fenómeno químico, debido en parte al rocío).

Uno de los ejercicios favoritos de estos académicos es explicar lo más científicamente posible, es decir, mediante la eliminación de cualquier intervención “superior”, las muchas plagas de Egipto que contribuyeron a la partida de los hebreos.

Nada es más fácil que explicar mediante una epidemia o mediante una intoxicación alimentaria el ataque que hiere mortalmente el ganado de los egipcios sin afectar a los de los hebreos. También solo necesitan disponer de una enciclopedia médica para explicar las plagas de úlceras formadas por una erupción de pústulas. Del mismo modo, la lluvia de granizo, se convierte en un fenómeno climático sin duda excepcional, pero en última instancia, bastante banal. Lo mismo ocurre con la plaga de saltamontes. Del mismo modo, estos comentaristas explican las tinieblas que se extiende sobre Egipto durante tres días por la erupción de un volcán en el otro lado del mundo. Por lo tanto de esta forma las explicaciones formuladas meten cada vez en el armario cualquier idea de intervención “exterior”.

Para estos investigadores, estos desastres naturales tampoco se han encadenado pero han golpeado Egipto durante varios años. Fue mucho más tarde, con la necesidad de unificar las personas en torno a la idea de un Dios que temer imperativamente, fue cuando esa narrativa “mágica” surgió, lo que llevó a los escribas a concentrar todos estos eventos para darles un aire extraordinario y aterrador.
Si bien el discurso se destaca, y como el mundo sería maravilloso si estos exégesis tuvieran razón. Si todo pudiera ser tan simple, y si pudiéramos explicarlo todo racionalmente. Por desgracia, hay una plaga que los científicos nunca han sido capaces de explicar, excepto dándole patadas, diciendo que los escribas la habían enteramente fabricada para inspirar miedo. Esta es, la muerte de todos los primogénitos de Egipto.

Éxodo. 11.4 Moisés dijo: Así ha dicho Jehová: Por medio de la noche pasaré a través de Egipto; 11.5 y todos los primogénitos morirán en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón sentado sobre su trono hasta el primogénito de la sierva que está tras la muela, y a todos los primogénitos de los animales nacidos.
En este caso, los exegetas siempre se han quebrado los dientes. ¿Cómo explicar una selección con tanta precisión, quirúrgica se podría decir? No hay ninguna enfermedad que es capaz de tal precisión. Y ¿por qué los escribas lo hubieran inventado todo aquí, ya que se apoyarían en hechos reales en el caso de las otras plagas?

Yo mismo me dirigí a esta cuestión durante mucho tiempo y en profundidad. Gradualmente os iréis haciendo familiar con mi tesis de que “extraterrestres” fuera de rango se habrían apoderado de la Tierra y hayan creado al hombre a su imagen, acondicionándolo para que sea un perfecto esclavo. Estos “falsos dioses” se habrían arreglado para que el hombre no fuese demasiado estúpido o demasiado inteligente o demasiado débil o demasiado fuerte, y estar dotado de una esperanza de vida limitada. Las consecuencias las conocemos. A veces, ocurre que la criatura le escapa en parte a su creador…

En pocas palabras, tratando de ser lógico con esta idea de una intervención “extraterrestre”, y suponiendo que la historia bíblica es la historia verdadera de acontecimientos reales, yo también chocaba contra esta plaga. ¿Cómo llevó a cabo Yahvé el exterminio de sólo los primogénitos, (ya sea humana y animal) de Egipto? Seguía siendo un misterio para mí. A pesar de darle vueltas al problema en todos los sentidos, no podía encontrar la tecnología que permitió esta proeza. Probablemente fue uno de esos trucos de magia dignos de los más grandes magos, uno de esos trucos que estos dioses de la antigüedad amaban a sacar de la manga en el momento adecuado para impresionar a la manada.

Tómese el tiempo para pensar en ello por un momento y verás. Cualquiera que sea la naturaleza del Dios, la respuesta no es evidente.
Pero de repente la solución vino a mí tan evidente. Era como si hubiera encontrado el “truco” del mago. Y esta solución por su lógica tan sorprende qu’imparable llegó justamente reforzando la teoría de la intervención de estos “extraterrestres” sobre la Tierra.
Os diré todo al respecto la próxima vez, en la próxima cápsula del tiempo de la revelación.

A seguir…
Próxima cita el 7 de abril

Roch Saüquere

Traducido por Encarna Gutiérrez Bautista

Anuncios

2 thoughts on “El tiempo de la incertidumbre (Cápsula 2)

  1. Curioso artículo y curioso también que hace poco vi un documental que justamente trataba de explicar este mismo tema desde el ambito científico y la conclusión para esta plaga fue que una bacteria podría haberse quedado atrapada en el grano que alimentaba al pueblo egipcio y que guardaban de temporada en temporada. La costumbre era que el primogénito tenia que ir el primero a buscar el grano enterrado bajo tierra en cámaras cerradas y así serian solo los primogénitos los que contraerían una bacteria que les haria perecer, luego por el contacto con el aire los demás no sufrirían este mismo destino.
    ¿Quien sabe? Podemos buscar muchas explicaciones lógicas pero la incógnita sobre lo que paso siempre quedara hasta la eternidad y, al final, lo importante es lo que nosotros creamos.

    Gracias por hacernos reflexionar.

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario Octavio. Curioso también ya que mi hermano me habló al igual que tu de ese documental que le llamó la atención leyendo la segunda cápsula. A mi parecer puede que la respuesta científica del documental este dando patadas a este asunto. ?No explica como también sucedió lo mismo a los primogénitos del ganado de Egipto? En la próxima cápsula se revelará una respuesta que da una solución a la enigma! No te lo pierdas….hasta pronto Octavio!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s