El tiempo de la incertidumbre (Cápsula 3)

…finalmente encontré algo que, en última instancia responde bastante bien a todas estas preguntas

Como hemos visto en nuestra cápsula anterior, una plaga de Egipto sigue siendo particularmente difícil de explicar, incluso para los investigadores que ven en el “Eterno” como un cabecilla de banda “extraterrestre” (exterior a la tierra) tomando el control del planeta tierra a favor de una tecnología avanzada.

Esta plaga es el exterminio de los primogénitos de Egipto (ya sea humana y del ganado). Aunque la mayoría de los milagros pueden ser explicados por medio de las tecnologías que usamos hoy en día ¿cómo explicar una selección tan precisa?

“Éxodo 12.12- Esa noche pasaré por la tierra de Egipto, y heriré a todos los primogénitos de Egipto, tanto de hombres como de animales, y haré juicios a todos los dioses de Egipto. Yo soy Dios”.
¿Qué tipo de tecnología podría permitir semejante locura? ¿Qué arma podría causar la muerte de todos los primogénitos de una casa, dejando a todos los demás ocupantes ilesos? Si, como sospechamos, llegamos al momento de la revelación, es necesariamente que esa tecnología no está muy distante de la nuestra propia… forzando el tema de nuevo de todas las formas y en todos los sentidos, finalmente encontré algo que, en última instancia responde bastante bien a todas estas preguntas. Esa tecnología, extrañamente, también se encuentra en el expediente ovni: es el implante. Su correspondencia en el mundo real, es el chip RFID cuya implantación tiende a extenderse por todo el mundo.
Hoy en día, el ganado y los animales domésticos están masivamente “implantados”. Dicho sea de paso, cualquiera que sea el animal, el implante utilizado es siempre el mismo. Sólo los datos difieren. Estos datos son –para la trazabilidad del animal– el nombre y la dirección del dueño; el nombre o el número de matrícula del animal; la fecha y lugar de nacimiento, fechas de vacunación; un historial médico. En los seres humanos, hay otros datos, sino también datos comunes. En concreto, para identificar el animal que va a ser retirado, simplemente se hace pasando un lector de chip por encima de la manada. El lector reconocerá a distancia el número de serie del chip implantado (mas el lector y el chip son poderosos mas la distancia puede ser grande), y después entrara en comunicación con él. De este modo, el chip transmitirá los datos individuales del animal. Es muy importante entender que el chip es un transmisor sino también un receptor. Es decir, no sólo puede transmitir datos a distancia, sino también recibir órdenes o nueva información.

¿Bueno pero qué relación con el antiguo Egipto? Pues simplemente: lo que está abajo es como lo que está arriba. La misma necesidad, la misma lógica, el mismo método.
Para un pueblo “extraterrestre” en misión de colonización de un planeta , la organización y gestión debía ser una preocupación de todos los días. Debía ser importante conocer exactamente el estado de los stocks y eso, en cualquier campo de actividad que sea, para poder catalogar, indexar y trazar en tiempo real el ganado o cualquier otro bien de consumo, como lo hacemos nosotros incluso hoy en día.
Pero la mejor forma conocida hasta la fecha para lograr esto, es precisamente el micro chip RFID. Esta tecnología, tal como la conocemos es también una pálida copia de la que debía estar en manos de Yahvé..
Por lo tanto, para optimizar la gestión de su territorio, los dioses extraterrestres debían haber necesariamente “implantado” todas las criaturas pertenecientes a ellos, “en los hombres como en los animales.”
El hecho de que “Jehová” en la sentencia de muerte de los primogénitos no hace ninguna diferencia entre los seres humanos y el ganado es un detalle importante que conforta la hipótesis del implante. La humanidad, como propiedad de los “dioses” eran tratados exactamente de la misma manera que cualquier otro animal. No se olvide de las palabras del Señor: Isaías 19:25 “(…) Bendito sea Egipto, pueblo mío “.
Además, sabemos la importancia de la primogenitura en aquella época, la ley que daba la mayoría de los bienes de la familia al primogénito. Este dato debía estar necesariamente en el chip de identificación implantado en todas las criaturas de Egipto. Se debe saber que los hombres con frecuencia vivían con sus animales bajo un mismo techo. Por lo tanto, si los chips estaban codificados de la misma manera y si la activación de la plaga estaba jugando con la codificación “primogénito,” le era imposible a los drones de Yahvé que sobrevuele el territorio de Egipto de distinguir entre los primogénitos humanos y los primogénitos del ganado de una casa. Es por esto que el Señor dice: “así de hombres como de animales.” Uno podría pensar que la muerte de los primogénitos humanos seria más que suficiente para curvar a Faraón. Y Dios probablemente lo pensó también y ciertamente no habría añadido los primogénitos de los animales a su condena si no se viera obligado técnicamente.
Muchas preguntas surgen ahora que estudiaremos juntos la próxima vez. Al examinar estas cuestiones, y también sobre la base de lo que sabemos de los implantes extraterrestres estudiados en el expediente OVNI, nos encontramos con que esta prima tesis descabellada de la implantación de todas las criaturas del antiguo Egipto, finalmente, tomara consistencia.

Próxima cita el 21 de Abril

Roch Saüquere

Traducido por Encarna Gutiérrez Bautista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s