Black-out (Cápsula 12)

Lo que el sacerdote le esconde a Solón es que la élite egipcia, con ganado y sirvientes, ha construido un refugio en ciudades subterráneas bajo las pirámides.

Platón en su introducción al diálogo de Timeo y en su Critias, nos hace una descripción muy detallada y sobre todo muy creíble de lo que era el mundo antes del último gran diluvio que sacudió la tierra, hace cerca de 11 500 años. En estos diálogos, Platón nos cuenta lo que aprendió Solón en contacto con un venerable sacerdote egipcio.

“Uno de los sacerdotes de edad más avanzada le dijo: O Solón, Solón, vosotros los griegos siempre seréis niños; no hay hombres viejos entre vosotros. – ¿Y por qué? respondió Solón. – Todos sois, dijo el sacerdote, jóvenes de inteligencia; no tenéis ninguna antigua tradición y ninguna otra ciencia venerable por su antigüedad. He aquí el por qué. La humanidad ha sufrido y sufrirá varias destrucciones, las más grandes por el fuego y el agua, y las menores por mil otras causas. Lo que se le cuenta a vosotros de Faetón, hijo del Sol, que, deseando conducir el carro de su padre y no pudiendo mantenerlo en la ruta ordinaria, encendió la tierra, y pereció sí mismo alcanzado por un rayo, tiene todo el aspecto de una fábula; lo que es cierto es que en los movimientos de los astros alrededor de la tierra, puede ser que, a intervalos de largos tiempos, suceda un desastre donde todo lo que está sobre la tierra es destruido por el fuego. Entonces los habitantes de las montañas y lugares secos y altos, perecen antes que los que viven cerca de los ríos y las orillas del mar. Para nosotros, el Nilo nos salva de esta calamidad como de muchos otras, por el desbordamiento de sus aguas. Cuando los dioses purifican la tierra por un diluvio, pastores y ganaderos están seguros en sus montañas, mientras que los habitantes de sus ciudades son arrastrados por los torrentes en el mar. Nosotros, por el contrario, las aguas nunca descienden para inundar nuestras campañas: nos brotan del seno de la tierra. Es por eso que hemos conservado los monumentos más antiguos. En todo país, el género humano sigue subsistiendo en número más o menos considerable, a menos que un frío o calor extremos se oponga.

Todo lo que conocemos, aquí, allí en vuestro lugar o en otro lugar, de eventos gloriosos, importantes o destacables en otros aspectos, todo eso existe aquí para nosotros, documentado y conservado en nuestros templos desde tiempos inmemoriales. Pero en Grecia casi no hemos observado sus acciones y de las de otros pueblos, ya sea por escrito o por cualquier otro medio utilizado en los Estados civilizados, que las aguas del cielo viene a caer periódicamente sobre vosotros como una plaga, no dejando sobrevivir más que los hombres sin letras y sin educación; por lo que vosotros estáis de nuevo en la infancia, ignorando lo que sucedió en la antigüedad, para vosotros como para nosotros”.

En primer lugar, se desprende de este texto que los egipcios en el momento de Solón (siglo VII AC) eran particularmente conscientes de los problemas de cataclismos, probablemente heredaron el conocimiento de los Atlantes y siendo el resultado de un trauma sufrido por ellos. A continuación, tenga en cuenta que el sacerdote o es un poco ingenuo o ignorante, cuando dice que Egipto está a prueba de estos black-out que se suceden a intervalos regulares gracia al Nilo. Ya que no es, ni lo uno ni lo otro, sólo puedo suponer que no podía revelar a Solón la verdadera razón de esta preservación; un preciado secreto reservado solo a los iniciados de los grados más altos. De hecho, la explicación del Nilo es obviamente una simplificación grosera. Como prueba, el Nilo no pudo evitar las devastaciones del Black-out que se produciría más tarde y sería la causa del repentino abandono de los jeroglíficos. Lo que el sacerdote le esconde a Solón es que la élite egipcia, con ganado y sirvientes, ha construido un refugio en ciudades subterráneas bajo las pirámides.

Este secreto absoluto que está al origen de la longevidad única de la civilización egipcia es por desgracia también lo que causará su pérdida. De hecho, la lucha por el poder dentro del clero, los conflictos y las invasiones sucesivas romperán la cadena de transmisión del secreto que pronto será perdido. Por lo tanto, al igual que las otras naciones, Egipto finalmente se verá confrontado a la merced del siguiente Black-out que hará desaparecer hasta el recuerdo de esta gran civilización. Uno puede imaginar la lastima del último detentor del secreto en su lecho de muerte… también imaginamos cómo sería el mundo si la civilización egipcia hubiera perdurado hasta hoy…

Cada vez el black-out sorprende por su repentina brutalidad y devuelve las sociedades las más brillantes en la edad de piedra.

Este texto también nos enseña que hay varios tipos de black-out afectando a la humanidad con fuerza variable, dependiendo del ciclo, y quizás también del objetivo de los “falsos dioses” que los desencadenan.

De hecho, el black-out podría ser un fenómeno de regulación cíclico en manos de esas hordas alienígenas fuera de rango que las personas llaman los dioses. Los creadores del animal humano han necesariamente previsto varias puertas de salida más o menos radicales para controlar el desarrollo de su criatura. Las nociones de emancipación y libre árbitro ciertamente no eran parte de su proyecto cuando diseñaron lo que consideraban un robot biológico cuya inteligencia artificial fue programada y configurada para servir.

La humanidad habiendo alcanzado un nivel demográfico y tecnológico récord, se espera que el próximo black-out sea al menos tan global como el que cuya memoria ha llegado hasta nosotros bajo el nombre de diluvio.

Es importante entender que el black-out no es sólo una cuestión de destrucción masiva. El sacerdote describe el fenómeno bastante bien ya que habla de los pueblos como niños para describir las poblaciones afectadas. Y él insiste sobre la ausencia de memoria de los supervivientes… Más allá de la destrucción de poblaciones y edificios, parece que es el espíritu mismo de la civilización humana que se ve cada vez muy afectado por el black-out. El sacerdote lo explica: cuando los supervivientes se están recuperando, se han convertido en ignorantes que han olvidado toda su historia… Pretender que las personas que viven en las montañas son tarados incultos sigue siendo una mentira simplificada por el sacerdote mantenido al secreto.

Otro proceso relacionado con el ciclo mismo de nuestro planeta se juega cada vez durante estos eventos planetarios.

Durante los black-out, la frecuencia de onda vibratoria de la Tierra conoce una aceleración violenta y la atmósfera experimenta una fuerte descarga magnética que tiene por efecto de borrar la memoria de los hombres, como se borra la memoria de un disco duro pasando simplemente un imán por encima.

Hay muchos ejemplos de ciudades florecientes que fueron abandonadas del dia a la noche sin sufrir ningún daño. Un ejemplo sería la de Machu Picchu, y otras ciudades de América del Sur y Asia. Los black-out permiten explicar estos cortes bruscos que desafían la razón.

Por último, cabe destacar que el Critias, este largo diálogo para describir Atlantis en cada detalle, termina en medio de una frase, como si el texto mismo había sufrido un black-out… Este manuscrito “sin terminar ” de Platón es el signo de una potencia de labor secreta e implacable- que elimina sistemáticamente todo rastro que pudiera despertar la memoria de los hombres para animarles a la grandeza. Pero detengámonos aquí por ahora…

Continuará… el próximo 7 de Octubre.

Roch Saüquere

Traduccion : Patricia RONCIN

Foto: IMAGINA Fleeting | Cameron Sandercock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s