Black-Out (Cápsula 22). Reencarnación, aceleración del tiempo y bucle espacio-temporal

Es tiempo de plantear juntos algunas nociones de lo que podría ser este círculo en el cual el sistema solar está encerrado y cuyos black-out serian, cada 1000 años, el punto culminante. Muchos de nosotros hemos observado una aceleración del tiempo.

El la cápsula anterior, abordamos la cuestión de la reencarnación. Hemos visto como ese mecanismo, aceptado por la mayoría como un proceso natural de evolución, puede -a fuerza de repetición- acabar en la dislocación paulatina de la mayoría de las almas.

También hemos visto que las “almas” más evolucionadas espiritualmente escapan en parte a esta Ley, y gozan de una independencia más grande frente a esta trampa infernal concebida por los falsos dioses. Efectivamente, hemos visto que estos seres de excepción pueden posponer casi indefinidamente la vuelta en la tierra, y escoger finalmente el mejor momento para revestir la armadura de los caballeros crísticos y servir al máximo el cumplimiento de la Palabra. Cuestión: ¿Como llegan a librarse de una Ley tan apremiante?

Esa emancipación reside de hecho en el vínculo indefectible que existe entre el alma y el ADN. Un vínculo que perdura más allá de la muerte y que hace que el “Comando de elite” llegando en el reino de los muertos permanece “vinculado” a su cuerpo, mientras este subsiste en toda su coherencia. ¿Nunca se preguntaron acerca de la incorruptibilidad del cuerpo físico de los grandes santos, y de todos los que dedicaron su vida a la espiritualidad en el don de sí mismo? Se puede alcanzar esa inalterabilidad cuando el alma, el “Pirata” o el “Comando de elite” infiltrado en un cuerpo, se apodera del “virus humano” (el ego). Entonces el ADN está impregnado por la única energía crística que irradia el alma. Es así que el cuerpo se engalana de una armadura de luz, y adquiere facultades nuevas, como el don de ubicuidad o también la resistencia a ciertas leyes físicas de la matriz.

En algunos casos, lo hemos visto en la cápsula 14, la intervención de naves (Ovnis) piratas infiltradas dentro de nuestra dimensión permite modificar genéticamente embriones que serán entonces capaces de recibir almas que escaparán del programa de borradura de las memorias. Fijáis que la orden de muerte de todos los recién nacidos, al momento del nacimiento de Moisés y de Jesús, de hecho, es una metáfora de ese formateo que concierne a toda la humanidad desde el nacimiento. De todos modos, estos cuerpos genéticamente modificados, también escapando de la presencia del virus humano (el ego), son concebidos para no sufrir ciertas leyes físicas como la gravedad (bajo ciertas condiciones), o la putrefacción después de la muerte. En el caso de los mayores “Avatares”, el cuerpo ADN transformado en cuerpo de luz entra en la dimensión crística original y sale de la matriz sin experimentar la muerte.  El Santo Sudario es el último testigo de este fenómeno raro.

¿Entonces por qué es preferible que el cuerpo sea conservado en su coherencia el mayor tiempo posible? Como lo hemos visto más alto, el ADN y el alma han tejado un lazo indefectible. De este modo, mientras los cuerpos son preservados, las almas que son vinculadas no se someten al ciclo de las reencarnaciones. Se trata de un pequeño fallo de la matriz. Pero que quede claro: la desagregación rápida de un cuerpo después de la muerte, que sea voluntaria o accidental, no perjudica al destino del alma. Un alma en camino de despertar siempre encontrará su camino hacia la luz. Lo que destacamos aquí, es que la preservación del cuerpo en toda su coherencia va a permitir al alma, resistir mejor, al proceso de reencarnación, y entonces mejor elegir su futura reencarnación. A contrario, esa preservación nunca impedirá un alma reencarnarse si decide que llegó el momento. Los antiguos egipcios y muchos otros pueblos a través el mundo sabían esas leyes perfectamente. Por la momificación, esperaban retrasar el plazo de una reencarnación tan temida. El ritual de embalsamiento, honor reservado a los héroes de los pueblos, así como se acaba de ver con el fallecimiento de Hugo Chávez, y que encontramos con variantes en numerosos países, es heredado de esa sabiduría desgraciadamente perdida para la gente común. Todavía los Illuminaties poseen este secreto. Por eso, se hacen edificar mausoleos y se ofrecen servicios de embalsamadores. Esperan quedarse más tiempo en el reino de los muertos donde el poder de ellos es decuplicado. Además, estas almas negras guardan una influencia sobre los asuntos de los vivientes gracias a este vínculo que los apega al cuerpo.

En la cápsula previa, les he hablado de resistencia. Es importante de guardar la esperanza que llevamos todos. Si logramos impedir el próximo black-out, el sistema solar en su totalidad volverá a su dimensión original. Una vez liberados, los Comandos de elites (las almas) que se infiltraron voluntariamente en este mundo para salvarlo, volverán al divino y a la inmortalidad. En cambio, los falsos dioses, estas creaturas extraterrestres en rotura de bando saben muy bien que no tendrán escapatoria ni refugio. Afuera de esa matriz, la erradicación los espera. Por eso utilizan todos los medios a su disposición para quedarse en el círculo espacio-temporal que han creado y que les protege.

Es tiempo de plantear juntos algunas nociones de lo que podría ser este circulo en el cual el sistema solar está encerrado y cuyos black-out serian, cada 1000 años, el punto culminante. Muchos de nosotros hemos observado una aceleración del tiempo. Este fenómeno de aceleración temporal es vinculado con una sobrepresión causada por los rayos cósmicos capturados por la matriz artificial, creada por los falsos dioses (ver cápsula Fuera de Serie). En realidad, esa sobrepresión actúa en el espacio-tiempo. De hecho, si el tiempo se acelera, el espacio, en cuanto a él, se contrae. Aquí tienen un ejemplo significativo de ese mecanismo: hemos pasado de la imagen en blanco y negro en los años 60 a las imágenes en colores en los años 70. Luego, hemos pasado de la calidad de las cintas de video que parecía perfecta, a la del DVD, que brindaba una calidad incomparable. De hecho, la aumentación de fineza de imagen solamente sigue un proceso matricial. Del DVD, hemos pasado después al blu-ray, con una definición de imagen de la que se decía, todavía hace poco, que era imposible superar. Sin embargo, ya surge un nuevo procedimiento: el High Frame Rate con una toma de 48 imágenes por segundo en lugar de 24 imágenes por segundo utilizadas al principio del cine. La película que lo utilizó por primera vez es El Hobbit.

En este caso, la calidad corresponde tanto a la compresión real de la matriz que a veces nos parece atravesar lo real contemplando la imagen, y la acción se vuelve tan fluida que paradójicamente le parece al espectador que se paraliza. ¿Podrá ser que los blu-ray nos parecen sobre pasados en 10 o 15 años? No hay límite. Nuestra percepción del tiempo y materia evolucionándose bajo el efecto de esa contracción cósmica, es una necesidad adaptar nuestras tecnologías porque las imágenes de ayer  (perteneciendo a otro tiempo), mañana nos parecerán  bastas y contaminadas por un grano que no percibíamos unos años antes. Es como si estas imágenes se alejarían de nosotros con el tiempo…  ¿Ya han intentado mirar una vieja cinta de video en un viejo televisor? La imagen os parecerá tan mediocre que se preguntarán como se han podido satisfacerse en aquel momento. Así, nuestra percepción de lo real, cambia y se refina a medida que la estructura de la matriz se acerca de su punto de ruptura. La aumentación de la presión viene con una aceleración ondulatoria que perturba la percepción del tiempo y la percepción visual, ambas estrechamente vinculadas a las ondas luminosas.

Si ese fenómeno de contracción se finalizaría, la matriz llegaría a implosionar. Entonces todo volvería a su dimensión original. El ADN recuperaría su densidad verdadera, y el alma humana, el Comando de Elite infiltrado en cada uno de nosotros, recobraría su verdadera naturaleza. Por su parte, el ego, ese programa concebido por los falsos dioses para controlar el virus humano seria inmediatamente disuelto en la nada. Para impedir la destrucción de su mundo, pues los falsos dioses deben desencadenar los black-out. Después de esto, un nuevo orden mundial de 1000 anos es establecido. La humanidad confiada a los nuevos guardianes del rebaño puede irse de nuevo para una vuelta en este bucle espacio-temporal.

Hay que representarse el círculo espacio-temporal en el cual estamos encerrados no como un círculo perfecto, pero como un “Anillo” de Morbius, con su punto de unión, que también es punto de ruptura. Este anillo es compuesto  de una zona plana de estabilidad relativa seguida por una zona orientada hacia la verticalidad. Esta fase de torsión-contracción se extiende desde varias décadas. Es un periodo de turbulencias y de inestabilidad en que todo vuelca. Aquí es cuando intervienen los black-out. ¿Sabéis vosotros que este anillo cinta de Mobius ha sido matemáticamente descrito en 1858? No estamos lejos del año 1860 (fecha encontrada en el artículo sobre los viajeros del tiempo en el magazín TOP SECRET). Resulta divertido ver a lo que es asociado la cinta o el anillo de Morbius en las obras de ficción. En la serie la saga del Necroscopio, de Brian Lumley, Harry Keogh, el héroe, frecuentemente visualiza la cinta de Morbius para abrir una puerta para navegar en el espacio-temporal. En la novela Piège sur Zarkass (1958), de Stéfan Wul, tres cintas de Morbius imbricadas juntas dan acceso al sub-espacio.

Morbius es el título original del doble episodio final de la temporada 8 de Stargate SG-1. El titulo francés: Regreso al futuro. En la película de animación La cinta de Morbius de Glenn Chaika, también se hace referencia a una puerta de las estrellas que permite viajar en el espacio-temporal. Todo esto refleja la realidad de un conocimiento colectivo olvidado en las memorias. El anillo de Morbius es una forma de ver esta matriz, esta dimensión intermedia en la cual nosotros (el comando de elite) nos hemos introducido clandestinamente. El anillo de Morbius es una variedad de espirales derivadas de la espiral original. Ella conserva la estructura de vórtice, siendo la origen de cada cosa, pero su naturaleza circular da lugar a un mundo estático cristalizado en la materia. ¿Ha de sorprender que la futura biblioteca nacional del Kazakstán en Astana (a Satanás) representa una cinta de Morbius? Astana, es la posible capital del próximo Nuevo Orden Mundial. Les recuerdo que la biblioteca es el símbolo del conocimiento.

A imagen de John Connor en Terminador Renacimiento, también les diría, si estás leyendo esta cápsula, eres la resistencia.

A continuación…cita el próximo 21 de Noviembre 2017

Roch Saüquere

 

Traducción: Jen DURAN

Foto: IMAGINA Fleeting | 🌀Il tempo…fugge

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s