NUEVA revelación sobre la Matriz – Cuestión de memoria…por Roch Saüquere (Cápsula 27)

Vimos en la cápsula anterior que los Comandos de Elite (las almas) atravesaron el mismo proceso de duplicación de conciencia que los héroes de la película Inception (Origen). Este proceso puede llevar a los personajes al “limbo”, un nivel muy profundo de conciencia, con borrado de memoria, que corresponde bastante bien con el mundo en el que vivimos. Nos detendremos por un momento con esta noción de memoria que es uno de los fermentos esenciales de la personalidad de cada individuo.

En realidad, no hay borrado de la memoria. No puede haber ninguno. Como es el caso cada vez más con los ordenadores individuales cuyos programas y archivos son externalizados en servidores, la mayoría de los recuerdos de cada ser humano no se almacena físicamente dentro de su cuerpo, ya sea en su cerebro, en su corazón, en su estómago, en cualquier otro órgano o en cualquier célula de su sangre, que actuaría como un disco duro. En realidad, cada individuo almacena en él solo una pequeña parte de su memoria: su memoria reactiva, una memoria a corto plazo, que le permite realizar sus funciones vitales instintivas; y su “memoria caché” o “memoria residual”, que constituye la mayor parte de su memoria interna, y que de hecho está dedicada a la gestión tentacular, en tiempo real, de sus conexiones a la red. En otras palabras, esta memoria residual está a cargo del buen flujo de datos que el individuo intercambia constantemente con lo que podríamos llamar gigantescos servidores dedicados. Porque la humanidad está conectada a una triple red correspondiente a los tres “agentes” que componen la personalidad de un ser humano: el ADN, el ego y la Conciencia Crística.

La memoria de cada individuo de quien dependen todas sus “funciones” adquiridas, comportamiento social, talentos, habilidades, etc., es inmaterial. Por lo tanto, se exterioriza en forma de onda.

Cada individuo opera independientemente, en circuito cerrado, y sin embargo está constantemente conectado con todos los demás individuos. Este enlace se establece, por un lado, a través de una especie de “intranet” que genéricamente llamaremos ADN. Es a través de esta intranet que el individuo podrá intercambiar, actualizar, depositar y extraer instantáneamente desde un servidor común algunas funciones de comportamientos primarios, como el instinto de supervivencia, por ejemplo, pero también otras facultades que no creía que poseyera antes de tener que usarlas, especialmente en situaciones extremas. Esta es la primera conexión que pertenece al dominio de lo que hemos elegido llamar más o menos: el ADN, y que da acceso a la memoria “primordial” del ser. Por otro lado, el individuo está conectado a una red secundaria, una especie de “extranet” (ver Ondas Escalares) compuesta por una infinidad de servidores. El “virus humano”, el ego, accede a la extranet a través de una frecuencia de acceso originalmente reservada para él. Esta extranet le permite abrir una cuenta dedicada donde podrá depositar y recuperar sus memorias codificadas individuales, almacenadas en un servidor confidencial que se le asigna específicamente para toda su vida. Esta cuenta de memoria personal estará protegida contra ataques externos e intentos de infiltración por otros “virus humanos”, excepto deteniendo ciertas facultades. Además, la extranet hace que servidores de intercambio estén disponible para todos. Todo tipo de programaciones, acondicionamientos, actualizaciones y potenciales adquiridos por la comunidad humana se depositan aquí en acceso libre, descargable automáticamente; lo que llamamos la memoria colectiva.

Por ejemplo, los problemas de memoria que ocurren con la edad, como resultado de golpes violentos en la cabeza o después de un derrame cerebral, surgen del hecho de que la persona ya no puede conectarse correctamente a la extranet. No es su memoria la que está fallando o destruida. La memoria como datos adquiridos individual o colectivamente permanece intacta en la longitud de onda originalmente reservada para ella. Simplemente se ha convertido momentánea o permanentemente, parcial o completamente inaccesible, debido a la degeneración neuronal o la destrucción de esta o aquella área del cerebro que ha causado un deterioro de la señal transmitida en la frecuencia de acceso personal del individuo. Este deterioro tiene el efecto de difuminar la lectura de la cuenta de memoria de la cual el individuo es originalmente titular. Tenemos como prueba que muy a menudo el acceso a servidores de intercambio no protegidos de la extranet sigue siendo posible. Por lo tanto, en casos de degeneración, el acceso a todos los recuerdos se degradará aleatoriamente, mientras que en los casos de accidentes que causen destrucción, el individuo algunas veces mantendrá algunos recuerdos colocados en servidores comunes (lenguaje, historia, comportamiento, etc…) mientras que experimentará las peores dificultades para acceder a su memoria personal protegida.

Dado que el cerebro es solo un transmisor decodificador receptor, sería suficiente encontrar una manera de restablecer la frecuencia neuronal correcta para que la amnesia, o incluso la afasia, puedan recuperar de repente el acceso a su potencial de memoria completa. Esto es lo que podríamos decir sobre la segunda conexión, la extranet reservada para el ego, el virus humano, cuyo asiento dentro del ADN se integró desde el principio, durante la creación genética del animal humano. El Ego es el simbionte del hombre, la parte de ellos mismos que los dioses falsos lograron injertar en el ADN completando el trabajo de abominación que representa la creación de la Matriz Artificial.

A la luz de todo lo que se ha dicho, entendemos que la inteligencia y la personalidad de todos depende, de hecho, del arte que tenemos de disponer y organizar a nuestra manera todos estos datos externos que componen la “memoria”. Es un arte que depende de la dosis de este cóctel particular que es la cohabitación de los tres agentes presentes en cada uno de nosotros: el ADN, el ego y el Pirata.

El ser humano finalmente tiene una tercera conexión que le da acceso a una red pirata que es exclusiva del Comando de Elite (la Conciencia Crística).

Esta red permite que las siete llamas azules que son las emanaciones del Comando de Elite que se proyectan en la Matriz Artificial, se comuniquen entre sí aunque estén separadas en planos de diferentes densidades. De este modo, la Conciencia Crística se puede enriquecer con sus muchas experiencias simultáneas para cumplir su misión. El “Pirata” no está físicamente infiltrado dentro del hombre. No podría ser de otra manera, dada su naturaleza Crística. No está alojado en el cerebro, ni en el corazón, ni en el estómago, ni en ningún otro órgano, ni en ninguna célula de sangre humana. La Conciencia Crística se ha infiltrado en cada individuo a través del ADN por  ´´phishing´´ o suplantación de identidad en el momento del primer soplo. Los comandos de élite usan ciertas propiedades del ADN modificado por dioses falsos, para apropiarse un punto de anclaje. Este punto de anclaje funciona como una baliza que transmite y recibe una señal continua en una frecuencia específica. Esta señal emitida en siete modulaciones de amplitud diferentes es como un hilo invisible que conecta las siete emanaciones de cada Conciencia Crística.

Lamentablemente, los dioses falsos desenfocan las comunicaciones de esta red pirata. Además, como ya hemos visto, los dioses falsos se ocuparon de desfasar cada señal al formatear el animal humano en el nacimiento de este último. Este desenfoque y el formateo tiene por efecto de atrapar la llama azul, para contaminar la señal de la misma manera como un virus que puede regresar a la fuente. Este es el verdadero peligro que amenaza a los “Piratas”, y es aquí donde se encuentra el verdadero coraje. Sea como sea, es importante recordar que todo lo que sucede en un plan influye en todos los demás planes. Por lo tanto, la misión puede parecer desesperada en un plan, y sin embargo estar en camino de ser lograda por los éxitos en otro. Incluso podría lograrse en un plan sin que nosotros pudiéramos sentir sus efectos en nuestro plan, y sin poder entender su causa, ni ver llegar este logro. Desarrollaremos este concepto pronto.

Sería negligente si terminara esta cápsula, sin contarle sobre este caso extraordinario que ocurrió el 10 de diciembre de 2014, durante el tributo a Nelson Mandela. El planeta entero pudo ver a un hombre gesticular durante cuatro horas junto a los más grandes de este mundo. Al día siguiente, los sordos, muy enojados, dijeron que el lenguaje de señas de este falso intérprete era totalmente ajeno a ellos y no correspondía a nada conocido. Delphin Hlungwane, experto oficial de la Federación de Sordos de Sudáfrica, dijo que el hombre “nunca antes había trabajado para ningún canal de televisión. “No sabemos nada sobre él, ni su nombre, apareció con motivo de este evento, no sabemos cómo”. Entonces pensamos en un impostor que se habría deslizado hacia la tribuna oficial. Entonces el hombre fue identificado. De hecho, el Sr. Thamsanqa Jantjie recibió el mandato para este trabajo, aunque ya había dado la nota durante un servicio similar, en 2012, por el centenario del ANC. Sus movimientos ilegibles habían indignado a los sudafricanos sordos que ya habían presentado una queja contra él. ¿Cómo puede uno explicar su presencia en la ceremonia? Los periodistas que vinieron a interrogarlo explicaron que era esquizofrénico. “Fue realmente muy… no sé cómo explicarlo…” dijo un poco perdido frente a las cámaras. De repente, vi ángeles bajar del cielo en el estadio. Cuando ocurre este tipo de problema, nunca sé cómo voy a reaccionar. A veces reacciono violentamente… A veces veo gente persiguiéndome… sabéis, cuando se escucha voces que no entendéis… y termináis perdiendo el control de vosotros mismo”. Extraordinaria aventura la de este hombre que entablaría ante las cámaras del mundo un monólogo paroxístico en un lenguaje improvisado. ¿Improvisado? Tal vez deberíamos considerar otra versión de los hechos. ¿Y si un evento excepcional, digno de una película de ciencia ficción, hubiese sucedido sin que lo supiéramos? Un error en la matriz como para significar: “Sí, de hecho estáis en un sueño, ¡despertar!”

Y si los ángeles habían realmente bajado al estadio ese día, un día de lluvia torrencial relacionado con la emoción de la multitud.

¿Qué pasaría si hubiéramos presenciado un primer “contacto” de entidades que habrían tomado posesión del cuerpo de este hombre a la manera del Sr. Smith en la película Matrix, para dirigirse directamente a toda la humanidad? El momento habría sido idealmente elegido. ¿Podría este gestual aparentemente anárquico albergar un significado oculto destinado a ser “visto” por todos los pueblos de la Tierra? Una hipótesis loca que deja soñador y merecería, en cualquier caso, ser seriamente verificada. “Me gustaría decir a todos los que he ofendido: perdónenme. Pero lo que hice, lo hice porque tenía que hacerlo. Hice algo que pensé que era importante para mi país”. Thamsanqa Jantjie finalmente ingresó en un hospital psiquiátrico…

Mientras tanto, no lo olvidéis. Vosotros que estáis leyendo estas líneas, sois más que nunca la resistencia…

Continuará… Cita próximamente!

Roch Saüquere

Roch Saüquere
Meeting Roch Saüquere on his Facebook Page

 

Foto: IMAGINA Fleeting |Atmosphere by Thomas Dodd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s