La resistencia 2…por Roch Saüquere (Cápsula 30)

Hemos visto cómo la mentira está inscrita en los fundamentos de la matriz artificial, cuánto es temible la perversión y la determinación de los dioses falsos, la obstinación y la terquedad del ego al luchar ferozmente contra nosotros. Hemos visto que la matriz original, el Reino, también llamado paraíso (Por Hades), está más allá del reino de Hades, y por lo tanto no debe confundirse con el reino de los muertos, ubicado en un plano vecino, dentro de la matriz artificial, el astral.

Hemos visto que los Black-out son en realidad una contramedida de dioses falsos, establecidos para evitar la desintegración de la matriz artificial. Los Black-out son, de hecho, la respuesta a un proceso de corrección universal que podríamos llamar el “White-in”.

Los “White-in” ocurren en el momento en que la presión de las energías que provienen del Reino causa el colapso de la matriz artificial. Los soles, puntos de intersección entre las dos matrices explosionan, liberando de una vez toda la energía Crística dentro de la matriz de los dioses falsos. Sigue la atomización de la materia, la desintegración del trabajo de los dioses falsos y, en consecuencia, la liberación del ADN y de los comandos de élite (almas). Este colapso lamentablemente no es global. Por seguridad, los dioses falsos han compartimentado su creación sobre la base de sistemas solares como tantos compartimentos impermeables. Además, si muchos “White-in” ya se han producido con éxito en áreas remotas del universo visible, debilitando el equilibrio general de la matriz artificial, hasta ahora, en nuestro sistema solar, los regresos del ” rey de este mundo “, y la activación por él de los Black-out a través de una tecnología conocida como Arco, Arca, Haarp, siempre ha impedido que el” White-in “tenga éxito. Hemos visto que los sobrevivientes de los Black-out están desconectados de sus recuerdos. La violenta radiación electromagnética causa de hecho el borrado de la programación de los egos, y también el desgarro de las boyas de anclaje que permite a los comandos de élite infiltrarse en esta dimensión aprovechando ciertos defectos del ADN modificado del virus humano. Una vez desconectados de sus huéspedes, los comandos de élite son capturados por la luz astral (una especie de mallas a la deriva que encierran esta dimensión) que actúa sobre ellos como la luz actúa sobre las mariposas. Una vez recuperados en el astral, las almas están condicionadas hasta que estén nuevamente listas para alimentar el proceso infernal de reencarnaciones que hemos definido claramente en las cápsulas anteriores.

Por otro lado, el animal humano que ha sobrevivido a los cataclismos generados por el Black-out, ya no está sujeto únicamente a la programación de su ADN modificado, es decir a las únicas leyes de supervivencia por la depredación y la procreación, dos leyes que lo convierten en una criatura salvaje terriblemente sanguinaria, como los zombis que vemos en las películas de Hollywood.

Las hordas de sobrevivientes escondidos en cuevas son descubiertos, luego capturados y reunidos en corrales. Luego son ordenados. Los más afortunados son entrenados y se “benefician” de una restauración del sistema del ego. Por lo tanto, después de cada Black-out, se establece un nuevo orden mundial en la tierra por un período de 1000 años. La civilización puede partir nuevamente bajo el control de los nuevos guardianes de la manada, encargados por el “rey de este mundo” de seguir las etapas de un escenario determinado de antemano. El esquema del escenario es idéntico cada vez, sin embargo, cada orden mundial es evolutivo y forma parte de un plan más amplio de 26 000 años, relacionado con el fenómeno de la precesión de los equinoccios, y que se repite hasta el infinito. Por lo tanto, cada orden mundial de 1000 años corresponde a un capítulo del gran escenario.

No todos los Black-out son de igual importancia. Si bien la mayoría de los capítulos “intermedios” terminan con Black-out menores o parciales, que son lo suficientemente devastadores para dar forma a la historia de las civilizaciones, existe dos ciclos principales que terminan con Black-out realmente devastadores (en reacción a “White-in” más fuertes). Estos dos Black-out principales ocurren cada 13,000 años y requieren, por su magnitud, un ajuste del ADN del virus humano para que conserve las propiedades vibratorias en adecuación con la nueva frecuencia de la tierra, y le permitirá retener su habilidad para sintonizar lo real. Estas adaptaciones causan cambios más o menos importantes. El primer gran orden mundial en el escenario de 26,000 años comienza después de 12,000 años y conduce sistemáticamente a la gobernanza global a escala planetaria. Es Babel, es el diluvio… El segundo ciclo importante comienza 12,000 años después y termina con el establecimiento de una confederación galáctica a escala del sistema solar. Es Atlantis y el período de los Vimanas reportado en los textos sagrados hindúes. Después de eso, el ciclo está completo y el escenario de 26,000 años se reinicia en cero.

Es en este contexto global que debemos considerar la resistencia cuyo objetivo siempre ha sido impedir el estallido de los Black-out para que el “White-in” pueda llevar a cabo su trabajo hasta el final, devolviendo este sistema solar encerrado en un bucle espacio-temporal, en el baño de ondas de la matriz original, el paraíso perdido que no conoce el espacio, ni el tiempo, ni la muerte. El mejor momento para lograr los objetivos es, obviamente, en los dos ciclos mayores, cuando la presión del “White-in” es más fuerte. El objetivo de la resistencia es una constante en la historia. La encontramos, milenio tras milenio, en muchos textos distorsionados o parcialmente “perdidos”. Entre estos textos se encuentra evidentemente el mensaje Crístico de los Evangelios según lo cual el “rey de este mundo”, después del último Black-out, lo afilio cínicamente, colocándolo en el Antiguo Testamento. Con su genio de la impostura y su gusto por la ironía máxima, retorció y la letra y el espíritu para hacer un libro dedicado por completo a su gloria. Sin embargo, este mensaje de una fuerza increíble, es -para quien realmente sabe cómo entenderlo- un manifiesto indiscutible de la Resistencia.

Los evangelios son, de hecho, páginas esenciales para comprender el Black-out y los medios para contrarrestarlo. Este mensaje obviamente no fue audible para la gente de la época. Cristo explica además (Mateo de 13.13 a 13.22) que las personas están programadas para rechazar esta verdad, y que están condicionadas por el ego que lo inclina al escepticismo. Esta es la razón por la cual el tema se aborda como una parábola. Sin embargo, Cristo habla aquí de un secreto primordial. Mateo 13.35: Para que se cumpla lo que fue proclamado por el profeta, abriré mi boca en parábolas, publicaré cosas ocultadas desde la creación del mundo.

¿No es el Black-out uno de esos secretos que se remontan a la creación del mundo? Los siguientes versículos nos dan confirmación. 13.36: Despidió a la multitud y entró en la casa. Sus discípulos se le acercaron y le dijeron: “Explícanos la parábola de la cizaña del campo”. 13.37: El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre. Hemos visto que la expresión “hijo del hombre” en realidad se refiere al sol, que es el portal de entrada de las energías Crísticas en la matriz artificial (el mundo) creada por los dioses falsos. 13.38: El campo es el mundo. La buena semilla son los hijos del reino. Acabamos de ver que el Reino es la matriz Crística y los hijos del reino son, por lo tanto, los comandos de élite que describí en la cápsula anterior. La cizaña son los hijos del malvado. Todos entenderán que estos son los egos que parasitan el ADN humano. 13.39: El enemigo que lo sembró es el diablo; El “rey del mundo” ha programado los egos para que el virus humano sea su esclavo dócil y eficiente. La cosecha es el fin del mundo; los segadores son los ángeles.

La cosecha es, por lo tanto, el “White-in”. Hemos visto que los ángeles, los segadores, son en realidad los comandos de élite infiltrados en la matriz y que forman la resistencia. Depende de ellos someter los egos (arrancar la cizaña) para evitar el Black-out. Os dejo traducir el resto. El ejercicio es fácil cuando entiendes lo que es:

13:40: A medida que la cizaña es arrancada (el ego) y arrojada al fuego, también así será cuando llegue el fin del mundo. 13.41: El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, arrancar de su reino todos los escándalos y a los que cometen iniquidad. 13.42: Y los echará en el horno de fuego, donde habrá llantos y rechinar de dientes. 13.43: Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre. El término “los justos” caracteriza el ADN, justo por naturaleza. El verbo resplandecer contiguo al sol y al reino nos devuelve a la descripción de la cápsula anterior. Que el que tenga oídos para oír, oiga. También hemos visto que esta expresión es un código de escribas censores, que indica un pasaje cortado. Esto significa que quien tenga acceso a los archivos valla a consultarlos

La parábola del sembrador es extremadamente relevante para explicar en esa época el proceso de los Black-out. De hecho, la cosecha es un proceso cíclico que cumple con un plazo específico. Esto me inspira la siguiente imagen: imagina una comunidad de insectos en un jardín. La hierba es bien grasa, muy alta, la comida no falta. La vida es próspera, dulce y cómoda. Y de repente, hay un insecto que se cuestiona. Descubrió lo que podría parecer restos de antiguas colonias, carcasas, anomalías que no deberían estar allí. Se pregunta si no le han mentido, si no ha habido antes de su floreciente colonia otras comunidades de insectos tan florecientes que han desaparecido repentinamente, como bajo el hechizo de un cataclismo. A fuerza de descubrimientos, llega a la conclusión de que el cataclismo vuelve cíclicamente y siempre en el momento en que la vida es próspera. Informa a sus congéneres, pero todos les ríen en su cara. Le tratan de paranoico. Todos saben que la historia de la colonia ha sido una evolución constante hacia el progreso. Finalmente, como insiste, la comunidad lo condena al ostracismo. Y luego viene el día, cuando el jardinero descubre que su hierba está muy alta. Se debe de segar. Ya sabéis el resto…

Hasta aquí hemos llegado en la actualidad. Y ante nosotros, un Black-out inevitable, porque responde a un plazo mecánico que implica una reacción sistemática, como la hierba que crece provoca la reacción del jardinero. Y al igual que esta colonia de insectos, creemos que somos los primeros con nuestra civilización de 5.000 años de antigüedad, en los 5 miliares de años de historia de la tierra… Una programación absurda del ego que nos hace creer tal ineptitud mientras vivimos en un planeta donde la vida prolifera, o el ADN explora cada centímetro cuadrado para experimentar y desarrollarse …

¿Cuál es la moraleja de la historia? En cierto modo, podemos decir que somos inferiores a esta colonia de insectos a los que no se les ocurriría venerar al jardinero responsable de su desgracia. Por supuesto, saber la verdad no permitirá a los insectos evitar al cortacésped (la parca) hacer su trabajo… También es en esto que somos superiores a los insectos, porque tenemos en nosotros un poderoso aliado que espera que aparezca en el cielo el signo del “hijo del hombre” para entrar en resistencia.

Continuará…. Próximamente.

Roch Saüquere

Roch Saüquere

https://www.facebook.com/eltiempodelarevelacion

 

Image: IMAGINA Fleeting | Rudyar artwork

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s